Armorial (escudos)
Genealogía
Principios básicos
Genealogía
Como hacer un árbol genealógico
Onomástica /apellidos
El nombre de pila
Parentesco
Nobleza
Títulos Nobiliarios
Caballeros
Hidalguía
Nobleza en Hispanoamérica
Nobleza en Portugal
Corporaciones Nobiliarias
Corporaciones Paranobiliarias
Cofradías Nobiliarias
Casa Solar
Tratamientos
Ciencias Complementarias
Dinastías Reales
Heráldica
Heráldica general
Heráldica comparada
Heráldica en Hispanoamérica
Heráldica municipal
Heráldica eclesiástica
Heráldica militar
Heráldica nacional
Heráldica representativa
Empleo actual de la Heráldica
Simbología
Diseño heráldico
Banderas
Sellos
Órdenes Militares
Órdenes Religiosas
Órdenes Civiles
Bibliografía
Diccionario
Productos y Servicios
Muestrario
Foros
Foro público
Contacta
E-mail
Sugerencias y Reclamaciones
Orden Hospitalaria de San Juan de Dios
Es el año 1.495. Un niño nace en Montemar-o-Novo, (Portugal). Un niño que se verá influenciado por la época. Es el Siglo de Oro español; el de Íñigo López de Loyola, (1.491-1.556); el de Teresa de Jesús, (1.515-1.582); el del Maestro de Ávila (1.500-1.569) y el de el niño que acaba de nacer, Juan Ciudad o de Dios.

Para comprender su vida hay que situarse en su época y sobre todo, en el ambiente social por entonces reinante. Se trata de un periodo histórico cifrado en la aventura, de inquietud y conmoción. Y todo esto se vive como si de una enfermedad se tratara. Estamos en los tiempos de la Reforma (1.517) y de los grandes descubrimientos geográficos (América, 1492) y esos dos hechos constituyen los ejes fundamentales en torno a los que gira la sociedad de la época. Todo es movimiento a lo largo de este siglo XVI. No es de extrañar, pues, que Juan de Dios, sienta como también en su sangre hierve la aventura. Una aventura que en él será doble: la del hombre y la del santo, en interacción. Ya cuenta ocho años y aparece su primera aventura: Huye de la casa paterna y se emplea como pastor en Oropesa, (Toledo), bajo las órdenes de Francisco Cid Mayoral, hombre de confianza de don Francisco Alvarez de Toledo, Conde de Oropesa y Señor de aquellas tierras. Pero aquella vida de tranquilidad, donde jamás ocurre nada, acaba por aburrirle y le decide a meterse en un ambiente de guerra: Fuenterrabía debe de ser conquistada (1.523) y allá se encamina Juan de Dios. Será para él una experiencia, muy triste y amarga, la experiencia que bordea la muerte. La realidad le hace tornar a su tranquilo lugar de Oropesa, hasta que de nuevo sienta como la sangre hierve en sus venas. Sin recordar sus antiguos sufrimientos. Vuelve de nuevo a la milicia. Esta vez, el lugar está muy alejado; pero eso no importa cuando se tiene el corazón joven y el cuerpo sano y vigoroso. Es en Viena (1.532) y la lucha tiene carácter de Cruzada. Pero la milicia no va con Juan. En su ánimo repercute la violencia, la sangre derramada, el horror del combate. No obstante, siente que precisa algo, un motivo en su vida, algo que todavía ignora qué puede ser. Ha de caminar, ha de buscar, quiere encontrar la luz. El no lo sabe, pero se está preparando para una empresa misteriosa.

La ciudad de Ceuta construye sus murallas (1.535) y hacia allá va Juan que se emplea en las mismas como peón de albañil. Regresa a España y con su vuelta, un nuevo cambio de trabajo: su nuevo oficio es el de librero ambulante. Se trata de un empleo que cae bien a su carácter. Estamos ya en el año 1.538 y sus andanzas se desarrollan por Gibraltar, Málaga y Granada, ciudad donde instala su librería en la puerta "Elvira". Vende libros pero también los lee, porque su ansia de saber es insaciable. Intuye que se está preparando para algo, pero continúa sin saber qué puede ser. Juan de Dios ya cuenta cuarenta y tres años. Ha vivido y ha visto mucho. Entonces comienza su gran aventura, la aventura cargada de entrega, fraguada en una larga etapa experimental. La fecha: 20 de enero de 1.539. Granada, en la Ermita de los Mártires. Es la fiesta de San Sebastián en la cual predica Juan de Ávila Y así este hombre que, en resumidas cuentas, es el instrumento del que Dios se vale para iluminar a Juan Ciudad, influye en éste de forma decisiva. El arrepentimiento por sus pecados será el comienzo de su doctrina y el de su obra caritativa en Granada y en la Iglesia. La obra a la que se entrega es muy dura y difícil, al tiempo que sencilla: Lo que puede dar de sí para un hospital con todas las exigencias que Juan lleva en su mente. Recorre los calles y a sus ojos no escapa la miseria que contempla: Habla su corazón y su mente busca, con desesperación, un remedio para tantos desamparados, hambrientos, tullidos, vergonzantes y enfermos. Quisiera poder remediarlos a todos y piensa en un hospital digno para los enfermos. No los quiere ver amontonados en el suelo o en camastros comunes, tal como era la costumbre de aquel tiempo. Rompe con la citada costumbre y divide las salas de su hospital por enfermedades y procura a cada enfermo una cama individual, limpieza, ventilación, asistencia día y noche y un riguroso orden de meditación. Es como si hubiera intuido lo que pasado el tiempo será un hospital moderno. Los últimos once años de la vida de Juan de Dios fueron de una entrega total, generosa, de una abnegación sacrificada, consagrándose totalmente a la idea que había iluminado su alma. Y es que, en el inmenso corazón de este hombre, cabían todos: Los de su hospital y los de fuera. Para él, sólo bastaba que alguien padeciera una necesidad. Para él, el hombre siempre y en cualquier circunstancia, era su hermano. Y así, amado y querido por todos, falleció en Granada el 8 de marzo de 1.550. Los rasgos fundamentales del personaje aparecen, en seguida, a través de la síntesis de su doble aventura: la del hombre y la del santo. Pueden concretarse en: su entrega total, sin reservas, sin condiciones y sin condicionamientos, su gran abertura hacia los demás, su fortaleza sin límites, su caridad activa. Su testamento, son los enfermos: Testamento que la Orden de San Juan de Dios ha interpretado según las necesidades de cada momento histórico. Pero sobre todo: Amor a toda persona sin discriminación. Amor y defensa de la justicia, la promoción humana, los derechos de los enfermos, la solidaridad con los pobres y los que sufren. La orden de los Hermanos de San Juan de Dios fue aprobada por el papa San Pío V el l de enero de 1.572. Desde su primer momento ha sido una Orden laical aunque desde su fundación se concedió que algunos Hermanos pudieran acceder al sacerdocio para ejercer dicho ministerio entre los enfermos y en sus comunidades y obras hospitalarias.

A lo largo de su historia la Orden de los Hermanos de San Juan de Dios se ha ido extendiendo por todo el mundo, haciéndose presente en aquellos lugares donde el dolor y la enfermedad precisaban de su asistencia: guerras, epidemias, enfermos de todo tipo y necesidad. Esta Orden Hospitalaria se dedica al servicio de la Iglesia en la asistencia a enfermos y necesitados con preferencia hacia los más pobres, comprometiéndose a prestarles todos los servicios necesarios, incluso con peligro de la vida. La orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios sigue las obras y enseñanzas del Santo a quien consideran como su Fundador. Atiende a los pobres, los enfermos y los marginados: desde el campo de las psiquiatrías crónicas hasta la asistencia en zonas deprimidas del mundo rural, pasando por los ancianos, los enfermos crónicos, los drogadictos y los minusválidos físicos y psíquicos. Los alcohólicos, todos los marginados, niños deficientes y las Misiones. Como el lema de esta Orden Hospitalaria, la exponen sus propios miembros: "Somos hombres llamados a proclamar desde nuestra consagración y servicio, el amor de Dios a los enfermos y necesitados". Por último: San Juan de Dios, el considerado Fundador de la Orden, fue beatificado el 21 de septiembre de 1.630; canonizado el 16 de octubre de 1.690: declarado Patrón de los enfermos y hospitales el 12 de junio de 1.889 y de los enfermos de ambos sexos el 28 de agosto de 1.930. Su fiesta se celebra el 8 de Marzo.

     
Quienes somos  
Heraldaria, C/ Torrenueva, nº (Click), 3º D, 50003 Zaragoza (España), Tfnos.: 976363428 - 679967307 ( ver horario )
 
Política de Privacidad
Heraldaria © 2017